Literatura Anglosajona

 


SI YO FUERA UN HOMBRE

 (y otros relatos)


 Charlotte Perkins Gilman

 

 {mosimage}

 

Narrativas El Nadir, 2008

 

{mosimage}Charlotte Perkins Gilman fue hija de Mary Finch Perkins y Frederick Beecher Perkins. Nació en 1860 en Hatford (Connecticut). Su infancia fue dificil, económicamente hablando, por el abandono de su padre, aunque  algo pudo estudiar en la Rhode Island School of Design.

 

 

 

 

 

 

 


 

{mosimage}Se casó en 1885 con el pintor Charles Walter Stetson y tuvo una hija pero el matrimonio no funcionó y acabaron divorciándose de forma amistosa en 1894 y cuando el marido se casó con la mejor amiga de ella y Charlotte les mandó a su hija a vivir con ellos, fue muy criticada. Por entonces no se concebía que una madre pudiera dejar a sus hijos.

 

 

{mosimage}Empezó a escribir relatos cortos poesia y dar conferencias, especialmente sobre el tema de la mujer. En 1898 publicó Women and Economics donde se mostraba favorable a la socialialización del trabajo casero para que las mujeres pudieran trabajar fuera de sus hogares: cocinas comunales, guarderías…


{mosimage}En 1900 Charlotte se casó con su primo George Hougton Gilman, con el que vivió hasta la muerte de ella, quien víctima de un cáncer se suicidó en 1935 y está considerada como una de las mujeres más importantes de la época en su país en el campo de la lucha por los derechos y las libertades de las mujeres.

 

 

 

Como curiosidad y durante su primer matrimonio, los médicos le prohibieron leer y escribir, lo único que le permitía escapar de su asfixiante vida familiar de esposa y madre. Según ellos, el trabajo intelectual era perjudicial para la salud de las mujeres y a Charlotte, lectora empedernida, se la condenó a no tocar un lápiz, un pincel o una pluma en toda su vida y a pasar la mayor parte del día tumbada en su cama. Esta experiencia la relató luego en su obra más conocida, El papel amarillo de la pared (1892), en la que describe el descenso a la locura de una mujer que permanece en su habitación, los ojos fijos en el papel de la pared, el marido siempre trabajando y ella condenada a ser “el ángel de la casa”, alguien con la obligación de ser delicada, frágil, etérea, inútil.

 

{mosimage}


{mosimage}Los relatos agrupados en Si yo fuera un hombre reflejan las ideas que mantuvo durante toda su vida: preocupación por la situación de las mujeres, sus relaciones con los hombres y la necesidad de controlar nuestro propio destino. Las protagonistas suelen ser mujeres que en un momento determinado optan con voluntad y decisión por imponer un cambio radical en su vida, haciéndose sus dueñas. Tomando como punto de partida, las dificultades de las mujeres para encontrar su propio espacio, amas de casa, madres agotadas, viudas, mujeres abandonadas o engañadas, tienen en común el ímpetu con el que resuelven sus problemas.

 

Para saber más:

 

http://newman.baruch.cuny.edu/digital/2001/beecher/charlotte.htm#cleveland

 

http://newman.baruch.cuny.edu/digital/2001/beecher/charlotte.htm

 

http://en.wikipedia.org/wiki/Charlotte_Perkins_Gilman