comprar el libro

compra el libro

te recomendamos:

Literatura Anglosajona

La editorial Nortesur acaba de sacar una colección, “Mínima”, que consiste en una publicación en pequeño formato de un relato considerado valioso y como tal merecedor de rescatarlo. Hasta ahora lleva dos títulos Solo un intermedio de Thomas Hardy y Almas rezagadas de Edith Wharton.

El relato va seguido de un “Postfacio”, en el que comentan la obra , una “Cronología” de la vida y obra del autor y una “Bibliografia”. El conjunto de la publicación, la cuidada traducción y los apéndices, la hace bien merecedora de que la tengamos en la biblioteca aunque su precio, 9 euros, me parece un poco excesivo

RELATOS:THOMAS HARDY Y EDITH WHARTONNovelista y poeta inglés del movimiento naturalista, cuyos personajes, retratados con profundidad en su Dorset natal, luchan inútilmente contra sus pasiones y circunstancias externas. Nació en Higher Bockhampton (Dorsetshire), el 2 de junio de 1840, y estudió en centros de enseñanza locales y privados. Su padre, cantero, le colocó de aprendiz con un arquitecto local que se dedicaba a restaurar iglesias antiguas. De 1862 a 1867 trabajó para otro arquitecto londinense y más tarde, en Dorset, continuó en la construcción, a pesar de su mala salud. Mientras tanto escribió poesía con poco éxito. Después se dedicó a las novelas, y al descubrir que eran más fáciles de vender, a partir de 1874 pudo mantenerse escribiendo. Aquel mismo año se casó con su primera esposa, Emma Gifford, a quien conoció cuando trabajaba en Cornwall. Su matrimonio duró hasta que ella murió, en 1912, impulsándole a escribir su libro de poemas Lo que queda de una vieja llama. Estos poemas, los mejores que escribió, describen su encuentro y su pérdida posterior. En 1914 se casó por segunda vez con Florence Dugdale que sería su biógrafa después de su muerte, el 11 de enero de 1928.

RELATOS:THOMAS HARDY Y EDITH WHARTON

Nortesur Mínima 1, abril 2009


Baptista Trewthen es una joven maestra decepcionada de su profesión que acepta un matrimonio de conveniencia. Un poco antes de la boda, el azar, o la vida, se encargarán de proporcionarle una sorpresa, un triste accidente y un dilema. Pero Baptista no sufre los avatares de la vida para que la lleven al cielo o al infierno, sino que hace algo mucho más difícil con su destino: lo comprende. Así, las circunstancias de la protagonista no son más que un entreacto que se da a la espera de recobrar el equilibrio de su vida, un rodeo necesario entre sus elecciones primitivas y el asombroso triunfo de éstas


RELATOS:THOMAS HARDY Y EDITH WHARTONEscritora estadounidense galardonada con el Premio Pulitzer. En sus novelas describe las numerosas contradicciones de una sociedad atrapada en el desapasionamiento de la época victoriana. Nació en Nueva York el 24 de enero de 1862, y recibió una educación privada. En 1885, se casó con el banquero Edward Wharton, de quien se divorció en 1913. Novelas dignas de mención son: Las costumbres del país (1913), La edad de la inocencia (1920; Premio Pulitzer en 1921), y cuatro novelas cortas agrupadas en Vieja Nueva York (1924). Cuatro de sus novelas fueron llevadas con éxito al teatro. En 1993 Martin Scorsese estrenó una versión cinematográfica de La edad de la inocencia que convirtió a la novela en un best-seller.


En 1924 se convirtió en la primera mujer merecedora de un título honorario de la Universidad de Yale, ofreció una visión irónica y desapegada de la sociedad victoriana. Al igual que su amigo Henry James, que ejerció una importante influencia en su obra, Wharton demostró su preocupación por el sutil juego de las emociones en una sociedad que censuraba la libre expresión de sentimientos. Murió en 1937.


RELATOS:THOMAS HARDY Y EDITH WHARTONAlmas rezagadas se considera uno de los relatos más brillantes de la literatura norteamericana, tanto en el fondo como en la forma. En él aparecen las cuestiones más críticas de la cultura normativa anglosajona, especialmente la del matrimonio y la del papel que las mujeres desempeñan en él. Lydia, la protagonista, debe elegir entre casarse con su amante para limpiar la mancha social de su divorcio, preservar la autenticidad de esa relación amorosa o garantizar su libertad como individuo no sacrificado a la familia.