Literatura Anglosajona


Jean Rhys

 

 {mosimage}

  Cátedra, 1998

 

 

 

La novela, situada en Dominica y Jamaica durante la década de 1830, trata de  un personaje de Jane Eyre de Charlotte Bronte. Dividida en tres partes en la primera, narrada en primera persona, la protagonista, Antoinette, nos cuenta su infancia en la colonia británica, en la hacienda de sus padres, donde los esclavos llaman a la niña “cucaracha blanca”, pero a la vez ella siente una rara fascinación por estos y sus costumbres, además de su cariño por la negra Christophine, conocedora del vodú y su especial consejera. Después de la ruina de la hacienda, debido a la mala administración de su padrastro, y la muerte de su hermano Pierre, Antoinette es enviada a estudiar en un convento católico en la llamada Spanish Town.

 

En la segunda parte, la narración la hace el marido de Antoinette, un inglés llegado a la colonia para conseguir fortuna a través de un matrimonio ventajoso y los desencuentros que se originan en la relación de la apasionada criolla y el frío británico, incapaz de entender aquel país. También hay momentos en que la protagonista retoma la narración; como en sus visitas a Christophine con el anhelo de que haga “algo” para lograr que el esposo la ame. Esta alternancia de narradores nos muestra los conflictos matrimoniales que van sucediéndose, desde el cambio de nombre obligatorio que el marido le impone (Bertha por Antoinette) hasta concluir con la partida de ambos A Thornfiel Hall, en una relación muy resquebrajada al igual que la salud mental de la protagonista.


La tercera y última parte nos coloca a Antoinette-Bertha en la mansión de Mr. Rochester (el personaje de Jane Eyre) , ya recluida en sus habitaciones, al cuidado de una enfermera y completamente enajenada

 

 

{mosimage}Ellen Gwendolen Rees Williams, Jean Rhys, nació en Roseau, cuando Dominica aún era colonia británica, hija de padre galés y madre criolla pero de raíces escocesas. A los dieciseis años se trasladó a Inglaterra donde trabajó en Londres como corista sin demasiado éxito.


Se casó 3 veces, enviudó una y dos de sus maridos acabaron en la cárcel. En 1919 pasa por Holanda y se casa con el periodista y compositor Lenglet. Tuvo dos hijos pero uno de ellos murió. En 1920 se trasladó a París, donde empezó a escribir animada por el novelista Ford Madox Ford.


  Durante este periodo de su vida, Rhys vivió casi en la pobreza. Sin embargo fue durante este periodo cuando se familiarizó con el arte modernista y la literatura, y cuando se convirtió en alcohólica, problema que mantuvo durante toda su vida. Sus experiencias en la sociedad patriarcal y los sentimientos de sentirse desplazada influyeron y formaron parte de algunos de sus trabajos, así como su difícil niñez, en la que no acabó de ser aceptada ni por la sociedad criolla ni por la europea de su isla natal.

 

 {mosimage}


La ficción de Rhys refleja su visión pesimista del mundo y su simpatía hacia los desvalidos, en especial hacia las mujeres atrapadas en vidas que no son capaces de cambiar. Rhys publicó otras tres novelas Después de dejar al señor Mackenzie (1930), Viaje a la oscuridad (1934) y Buenos días, medianoche (1939) antes de abandonar la literatura. Su última novela, Ancho mar de los Sargazos (1966), despertó de nuevo el interés de la crítica y el público por su obra. En 1979 se publicó su autobiografía inacabada, Sonríe, por favor.

 

{mosimage}Durante el último periodo de su vida, vivió en Londres junto a un amigo intérprete de jazz británico, George Melly. Escribió una sarcástica canción de amor para él junto a John Chilton, titulada Life with you. Sus escritos y efectos personales se encuentran en la Biblioteca Mac Farlin de la Universidad de Tulsa, en el departamento de Colecciones especiales y archivos de la Universidad. Murió en Exeter  en 1979.

   

El título de la novella de Rhys no es en vano: Pocos lugares inspiraban más temor a los navegantes de antaño que el mar de los Sargazos. Sin apenas corrientes, con largos periodos de calma total, y, sobre todo, con un casi infinito tapiz de algas flotantes en apariencia capaz de retener a cualquier navío, verse atrapado en sus aguas era sinónimo de muerte y desesperación. El aspecto extraño y el penetrante olor que le proporcionan las algas contribuían también a su aura de lugar maldito.

 

 

El “mar de los Sargazos” se situa en la parte noroccidental del Atlántico. Esta masa ovalada de agua, gira entorno a las islas Bermudas, cuyas  playas son la única tierra que bañan sus aguas. El mar de los Sargazos se encuentra rodeado por importantes corrientes oceánicas: la corriente del Golfo por el norte, y las corrientes que circulan hacia el oeste a lo largo del trópico de Cáncer, por el sur. Este acorralamiento da como resultado un sistema de aguas superficiales relativamente cálidas que gira lentamente, en el sentido de las agujas del reloj, sobre las aguas profundas del océano, mucho más frías y densas.

 

 {mosimage}

Mapa del mar de los Sargazos, con indicación de las corrientes marinas

 

 Debido a la diferencia de densidad, el agua de la superficie apenas se mezcla con el agua fría y por esto, en las regiones superiores del mar de los Sargazos apenas existe vida animal, y carecería de interés biológico si no fuera por el alga que le da el nombre, el sargazo, que forma grandes campos, rebosantes de organismos marinos. El sargazo es un alga que forma grandes conjuntos enmarañados, que se mantienen a flote por medio de vejigas llenas de gas, y se extienden hasta el horizonte.

 

 

 

Para conocer más a esta autora, sugiero su biografia inacabada “Sonríe ,por favor y la edición de sus cartas.

 

{mosimage}

EDITORIAL FONDO DE CULTURA ECONÓMICA , 1989

 



{mosimage}

Las cartas de Jean Rhys

 Francis Wyndham y Diana Melly, Editores

EDITORIAL FONDO DE CULTURA ECONÓMICA , 1990