Literatura Anglosajona

jernigan

David Gates, Libros del Asteroide, 2010

Peter Jernigan tiene poco más de cuarenta años, vive en un barrio residencial de Nueva Jersey con su hijo adolescente, Danny, y trabaja en una inmobiliaria neoyorquina. Inteligente pero con escaso éxito, Jernigan naufraga en una adocenada vida de la que no consiguen sacarlo ni sus adicciones ni su sarcasmo.

Jernigan es la novela de un perdedor; uno de esos perdedores clásicos de la literatura norteamericana, hombres que se autodestruyen por motivos casi irracionales, pero cuyos comportamientos, por extremos que nos parezcan, somos capaces de entenderlos: aunque Peter Jernigan sea un personaje casi siempre deplorable, no es difícil tender vínculos emocionales y reconocerse en alguna de sus actitudes más bochornosas.

El protagonista se nos presenta como un alcohólico irredento, un egoísta nato y un ser humano incapaz de asumir la más mínima responsabilidad sin que lo eche todo a perder. Su historia arranca con la muerte en accidente de coche de su mujer, alcohólica también; tiempo después parece comenzar un periodo de aparente felicidad cuando conoce a Martha Peretsky, la madre de la novia de su hijo quinceañero, pero la decisión de mudarse a vivir con ella y los conflictos con el chico empiezan a marcar un tenebroso abismo en el que Peter parece decidido a sumirse.

Para el protagonista no es nada sencillo asumir una situación que reviste estabilidad y su impulsividad le impele a quebrar cualquier atisbo de paz. Sería sencillo para el autor achacar el desquiciamiento de Jernigan al alcohol, pero Gates hila un poco más fino: aunque la bebida hace mella en Peter de manera evidente, lo cierto es que se insinúa de forma sutil que es su propia personalidad la que le impide llevar una vida normal (sea lo que sea que quiera decir eso). Esa peculiar actitud destructiva ante la existencia hace que Jernigan se convierta en un epicentro de destrucción, haciendo que todas las personas que se relacionan con él terminan dañadas de algún modo.

Jernigan es la irónica historia de un hombre que dejándose llevar por sus peores cualidades consigue convertir su vida en un estrepitoso fracaso. La cautivadora voz de Peter Jernigan nos acompaña en su particular descenso a los infiernos, a la vez que ofrece una desternillante disección del egoísmo, la indiferencia y la crueldad que se hallan en el fondo de cada uno de nosotros.

Jernigan, publicada en 1991 y finalista del Premio Pulitzer, es la primera y de David Gates, y su protagonista se ha convertido en uno de los antihéroes clásicos de la literatura norteamericana reciente.

David GatesDavid Gates (en la foto)  nació en 1947 en Clinton, Connecticut (EEUU). Tras un accidentado paso por la universidad ejerció los más diversos oficios (profesor, músico, taxista o recepcionista), que intentaría compaginar con su carrera artística. En 1979 comenzó a trabajar en Newsweek, revista de la que llegaría a ser redactor jefe, y en la que escribiría hasta 2008, principalmente sobre temas literarios y musicales. Ha publicado cuentos, artículos y reportajes en las más prestigiosas revistas estadounidenses y ha sido profesor en distintas universidades. Es autor de dos novelas: Jernigan (1991), finalista del Premio Pulitzer, y Preston Falls (1998), finalista del National Book Critics’ Circle Award; y de la colección de relatos The Wonders of the Invisible World (1999), finalista también del National Book Critics’ Circle Award. Actualmente vive entre Brooklyn y Washington County, en el estado de Nueva York

Fuentes:

http://www.vermontstudiocenter.org/david-gates-2/

http://www.elboomeran.com/obra/521/jernigan/

http://www.solodelibros.es/04/06/2010/jernigan-david-gates/