comprar el libro

compra el libro

te recomendamos:

 

"Es difícil reponerse de una infancia infeliz, pero puede resultar imposible reponerse de una infancia protegida" (pág. 95)

 

Frédéric Beigbeder, Anagrama, septiembre 2011 (18,50€)

 

He tenido en mis manos algunas de las novelas de Beigbeder pero nunca me decidí a comprar ninguna. Estoy un poco cansada de “niñatos/as”, de L'enfant terrible  o aficionados que tienen la suerte de publicar aunque esto, en mi opinión, no significa en absoluto que la obra sea buena o, ya siendo más modesta, que me vaya a gustar a mi. No tengo más remedio que ir seleccionando los libros que compro, tanto por razones económicas como de espacio (esta es la idea, la práctica ya es otra cosa).

 Así que suelo decantarme por los clásicos o por aquellos que ya sé que me van a gustar o aportar algo. ¿Qué como sé esto?. Ni idea. Pero puedo asegurar al 98,% que sólo hojeando un libro puedo saber si me va a gustar o no.

Por otra parte no entiendo que un libro que me cepillo en una tarde, como este, pueda costar 18,50€ y como decía Drac en una cena en Madrid el pasado agosto ¿Cuántos de los libros que se tienen se vuelven a leer?. Por supuesto llevaba razón y no. En mi caso releo mucho, pero también es cierto que no podría releer todos los libros que tengo aunque tuviera 7 vidas, como los gatos.

La cuestión de espacio ya se está convirtiendo en un problema. Los paseos por mi casa pensando donde puedo colocar otra librería son prácticamente diarios e infructuosos. Espero que en algún momento se me haga la luz.

Pero vamos a lo que vamos:

Este libro es una especie de memorias: en enero de 2008 Beigbeder fue detenido por consumo de cocaina en vía pública y pasó 48 horas  bajo detención preventiva por un juez que intenta sentar precedente utilizando su caso, narra los abusos a los que fué sometido, el síndrome de abstinencia al que se enfrenta y las actividades que su familia realiza durante este periodo de tiempo: Charles Beigbeder, hermano del escritor, recibe en el Palacio del Eliseo, de manos del presidente francés, la Legión de Honor.

De este suceso real nacería esta novela-memoria. En esas 48 horas, el Beigbeder escritor, confinado, echó la vista atrás hasta reconstruir su infancia, de la que poco puede lograr evocar pues sufre, en términos siquiátricos, de déficit de conciencia centrada. Un autor que hasta entonces se había limitado a radiografiar la aburrida, tediosa y vacía cotidianeidad posmoderna, según algunos críticos de sus anteriores obras, se enfrenta por primera vez a temas importantes: el pasado, la infancia, la familia, la sociedad y la patria. Y esto es lo que me ha cautivado de Una novela francesa, a pesar del innegable ego y afán de protagonista del autor.

La novela está dividida en pequeños capítulos  (con sugerentes encabezados: Las alas cortadas, Los niños consentidos, El día que rompí el corazón a mi madre...), en los que el autor habla de su feliz infancia hasta el divorcio de sus padres que condujo a los dos hermanos a ir modificando sus casas y su nivel social según las parejas de su madre. Habla de sus primeros pasos en el mundo literario, de su mentor, de sus estudios y de la influencia que han podido tener ciertos personajes en su vida, aparte de la dura diatriba en contra de la cárcel parisina (Dépot) o las comisarias (especialmente la del distrito VIII) y, en general, al sistema penitenciario francés. A través de sus líneas, de su lenguaje extremadamente poético, intimista y serio, hay un gran escritor. Las páginas en las que habla de su hermano y/o de la relación con él son magníficas. Ojalá siga por este camino.

 

Frédéric Beigbeder

Fuente de la fotografía: http://www.elimparcial.es/files/fotos/fppp_3.jpg

Frédéric Beigbeder (Neuilly-sur-Seine, 21 de septiembre 1965)comenzó a escribir en 1990 y además es, crítico y comentaristaHijo de Christine de Chasteigner, traductora de novelas, y Jean-Michel Beigbeder. Está divorciado y tiene una hija llamada Chloé.

Estudió la secundaria en los Liceos Montaigne y Louis-Le-Grand. Posteriormente asistió al Institut d'Études Politiques de Paris (Instituto de Estudios Políticos de París)  donde obtuvo una licenciatura en Ciencias Políticas (1989) y comenzó a trabajar como ejecutivo de publicidad, autor, locutor y editor.

En 1994  crea el premio literario Prix de Flore. Éste premio se entrega anualmente a una joven promesa de la literatura francesa. Entre los ganadores se encuentran Vincent Ravalec, Jacques A. Bertrand y  MichaelHoullebecq.  Sus novelas Windows on the World y 13, 99 euros  están siendo adaptadas al cine.

Fuentes:

http://www.anagrama-ed.es/titulo/PN_784

http://trabalibros.com/libros/i/3589/55/una-novela-francesa

http://lamedicinadetongoy.blogspot.com/2011/09/una-novela-francesa-de-frederic.html

http://www.beigbeder.net/