Que conste que soy muy partidaria de perdonar, siempre que me
den la oportunidad de vengarme

(Kinsey Millone)

 

alt

Sue Grafton, Tusquets, mayo 2012 (20,00€)

 

V de Venganza, de Sue Grafton  es la última novela de la serie El Alfabeto del Crimen, protagonizada por la detective privada Kinsey Millhone.

Copio las características de la detective que ya escribí cuando comenté otra de sus
novelas : Kinsey Millhone nació en 1950, se ha divorciado dos veces, es ex policía, vive en un apartamento minúsculo que antes era un garaje y está un poco enamorada de su casero octogenario. Kinsey no cuida demasiado su imagen: siempre lleva tejanos y zapatillas, sólo tiene un vestido, negro, y se corta el pelo ella misma con unas tijeras de manicura. Es atlética, corre todos los días cinco kilómetros y en alguna novela se ha apuntado a un gimnasio y ha tenido incluso entrenador personal.

Es adicta a la comida basura y nunca cocina: su plato estrella son bocadillos de pepinillos con manteca de cacahuete. Vive en Santa Teresa, California, donde "nació" y que en realidad es la ciudad de Santa Bárbara.

En los comienzos de  "V" de Venganza, Kinsey  ha recibido es un puñetazo en plena cara que le dejó con los dos ojos morados y la nariz rota, cuando buscaba unas bragas en unos grandes almacenes y observaba como un par de mujeres robaban ropa del
mismo.

 

alt

Sue Grafton

 

El entramado de la novela es ciertamente complicado por los personajes que, aparentemente, no tienen nada que ver entre sí, pero que al final encajan todos como en un puzle: una mujer se suicida en circunstancias extrañas; un "niño" de papá acuciado por las deudas de juego; un marido infiel, rico y despiadado; una red de ladronas profesionales que trabajan para la mafia; un policía corrupto que se cree inmune a todo; un mafioso bondadoso...

Aparte de los tiernos personajes de los que Kinsey está rodeada en su vida normal y que constituyen lo más parecido a la familia que no tiene: Henry Pitts, su casero y amigo, y  sus tres hermanos son nonagenarios;  Rosie, la propietaria del restaurante adonde acude Kinsey a comer su, normalmente intragable comida....

Y no digo más porque se trata de eso, de una novela policiaca que, a pesar de sus 504 páginas se lee de un tirón.

Perfecta, como casi todas las de El Alfabeto del Crimen e ideal para las vacaciones que se nos avecinan.

 

 

 

Fuentes:

http://www.crimetime.co.uk/features/susanrowland.html

http://www.suegrafton.com/photographs-office.php

http://www.libros-literatura.com/inicio/novela-policiaca/197-u-de-ultimatum

http://www.libros-literatura.com/inicio/novela-policiaca/110-t-de-trampa