Otras Literaturas

 

(Marquesa Colombi, Contraseña Ed., sep. 2010, 17,50€)


UN MATRIMONIO DE PROVINCIASNovelita típicamente decimonónica en la que se narra la historia de Denza, una muchacha que, más que enamorarse de un muchacho, se enamora de la idea del amor; perteneciente a una clase inferior, tendrá que resignarse a la suerte de un matrimonio ventajoso pero dentro de un “orden”; su "enamorado" es un heredero rico y gordo, casi una ridiculez de amor, pero que parece corresponder a Denza, aunque se casará con otra.

 

La prosa es ligera, ágil y precisa, que es capaz de llevar en volandas al lector y que consigue una extrema suavidad en la narración.

Pero también un procedimiento por implicación. No es una novela social pero consigue transmitir la atmósfera opresiva de la pequeña burguesía y la vida de una ciudad de provincias. No es una novela de combate, pero refleja una realidad demasiado frecuente en el sometimiento de la mujer, y, sobre todo, la alternativa terrorífica ofrecida a las muchachas: el matrimonio a tiempo, fuera cual fuera, o quedarse para vestir santos, es decir, ser objeto de burla social. Es una novela romántica, pero matizada por un humor que evita el caer en tópicos y manierismos ridículos.


Y sí, es una novela de época, porque está perfectamente reflejada en la novela.


UN MATRIMONIO DE PROVINCIASLa "Marchesa Colombi", seudónimo de Maria Antonietta Torriani, fue una de las escritoras menores más importantes del siglo XIX italiano. Nació en Novara en 1840 en un entorno familiar bastante difícil: el padre, relojero, murió dejando a la familia llena de deudas. La madre, se casa con un anciano creyendo solucionar los problemas económicos y dar un futuro mejor a sus hijas. Pero en realidad todo fue completamente diferente: la vida en casa con el padrastro fue dura y todo organizada en función del hermanastro. Con la muerte de la madre algunos años después, a Maria Antonietta y a la hermana se supone la misma suerte que tocaba a la mayoría de las mujeres de la época: aceptar una boda de conveniencia o seguir viviendo en la casa paternal asistiendo y cuidando al hermanastro. Su hermana se casò, Maria Antonietta en cambio resiste porque quería hacer otra vida, y sobre todo no aceptaba una suerte elegida por otros y tampoco quería seguir viviendo en un entorno, en una ciudad que le estaban estrechos y que no le ofrecían ninguna posibilidad y revelación artística.


UN MATRIMONIO DE PROVINCIASMaria Antonietta, con sus esfuerzos escapó del pequeño mundo antiguo de la provincia piamontesa y poquito a poco se convirtió en la protagonista del mundo de las letras y de las artes. En primer lugar entró en un convento para estudiar y llegar a ser independiente y ganarse la vida sólo con su trabajo.

 


En 1866 consigue el diploma de maestra y enseñó en la escuela primaria de la “Bassa Novarese”. Pero tampoco el trabajo de maestra la satisfacía por completo y en 1868 se trasladó a Milán para buscar ocasiones que les pudieran permitir estar libre y sobre todo vivir de su escritura .


UN MATRIMONIO DE PROVINCIASEl traslado a Milán fue algo dificil porque no era una época en la que se acostumbraba  a ver a las mujeres que escribían y que vivían de su trabajo de escritoras, es decir esta forma de independencia de las mujeres, y por tanto el inicio fue muy duro. Empezó a publicar en algunas revistas, ante todo en la “Illustrazione Universale”, dónde trabajaba el periodista Eugenio Torelli Vollier, con el cual había iniciado una correspondencia cuando estaba en el convento.


 

Sucesivamente colaboró con la revista turinés “Passatempo”


El 1870 fue un año muy importante para Maria Antonietta: en abril tuvo su primera conferencia pública sobre Giulia Módena y en esta ocasión nació su amistad y su colaboración con Anna Maria Mozzoni. Muchas ideas y experiencias unen a las dos mujeres y sobre todo la necesidad de dar a las mujeres la posibilidad de instruirse. La instrucción es el primer paso que habían que cumplir para poder trabajar y ser independientes.


El 1875 fue un año significativo por dos motivos: inició a firmar sus obras con el seudónimo “La Marchesa Colombi” y se casa con Eugenio Torelli Viollier.


De aqui se multiplicaron sus colaboraciones con periódicos como “Il corriere della sera” (fundado y dirigido por el marido), y luego “La Nazione” y revistas como “Regalo italiano”, “Fanfulla”, “Nuova Antologia”, “Domenica letteraria”, y también con periódicos para los niños y siempre en este período publicó numerosos libros.


En 1886 se separó del marido y en 1900 después de su muerte se trasladó a Turín. Aquí públicó sus últimos libros: “Il bambino della Pia”, “Le gioie degli altri”, “Racconti popolari”. En los últimos veinte años de su vida vive entre Turín y Cumiana interrumpiendo su permanencia viajando por toda Europa.


El 24 de marzo de 1920 muere en su casa de Turín.


Fuentes:


http://www.escritorasypensadoras.com


http://lecturaserrantes.blogspot.com


http://it.wikipedia.org/wiki/Eugenio_Torelli_Viollier